COMUNICADO DE PRENSA

Ir al anexo

No. 109/10

 

CIDH CULMINA EL 140º PERIODO ORDINARIO DE SESIONES

 

Washington, D.C., 5 de noviembre de 2010 - La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) celebró su 140º período ordinario de sesiones del 20 de octubre al 5 de noviembre de 2010. La CIDH está integrada por Felipe González, Presidente; Paulo Sérgio Pinheiro, Primer Vicepresidente; Dinah Shelton, Segunda Vicepresidenta, las Comisionadas Luz Patricia Mejía y María Silvia Guillén, y los Comisionados José de Jesús Orozco y Rodrigo Escobar. El Secretario Ejecutivo es Santiago A. Canton.

 

La CIDH expresa su complacencia por la aprobación de cinco informes de solución amistosa de casos de Argentina, Chile y México, así como por los avances logrados en relación a otros procesos de solución amistosa referidos a Argentina, Guatemala y México. La CIDH valora la disposición y colaboración demostrada por las partes en estas reuniones a fin de avanzar en los acuerdos, y anuncia su decisión de fortalecer este mecanismo, que constituye una vía eficaz para resolver peticiones y casos.

 

La Comisión también destaca la presentación del Informe de la Comisión de la Verdad de Ecuador, realizada en forma conjunta por representantes del Estado y de la sociedad civil y valora la cooperación entre autoridades gubernamentales y organizaciones no gubernamentales en la defensa de los derechos humanos.

 

Igualmente, la Comisión Interamericana valora la invitación abierta y permanente que varios países de la región han extendido a la CIDH, lo cual representa una muestra de voluntad de colaboración con la CIDH para que ésta pueda cumplir de manera eficiente con su función de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región. A este respecto, dado que el Estado de Nicaragua no ha propuesto fechas para la realización de una visita, a pesar de las reiteradas solicitudes cursadas, la CIDH espera que el Estado nicaragüense proponga fechas a la brevedad.

 

La Comisión manifiesta su preocupación por la situación de derechos humanos en México, particularmente por los hechos graves de violencia registrados en los últimos meses, incluyendo asesinatos y secuestros, lo cual afecta especialmente a los migrantes; así como por la persistencia de la violencia contra las mujeres, que incluye torturas, violaciones y otras formas de violencia sexual y doméstica, así como la situación de impunidad generalizada que rodea estos casos. La CIDH hará un seguimiento especial a la situación en México.

 

Por otra parte, la Comisión expresa su preocupación por la violencia sexual contra mujeres y niñas en Haití, y por la existencia de una práctica de desalojos forzados ilegales de los campamentos de desplazados internos, que tiene un impacto especial sobre mujeres, niños y niñas. La Comisión recomienda al Estado haitiano la adopción de una moratoria de los desalojos hasta que un nuevo gobierno asuma sus funciones.

 

La Comisión recibió con preocupación información sobre la persistencia en República Dominicana de normas y prácticas que privan del derecho a la nacionalidad a las personas de ascendencia haitiana nacidas en dicho país. La CIDH reitera que el argumento del Estado respecto de que no hay apátridas en ese país porque los hijos de haitianos nacidos en República Dominicana pueden inscribirse en el consulado haitiano, no resulta compatible con la Convención Americana y la jurisprudencia de la Comisión y de la Corte Interamericanas.

 

Asimismo, la CIDH recibió información sobre la prescripción de la acción penal para la investigación de la esterilización forzada de la que fueron víctimas más de 2.000 mujeres durante el gobierno de Alberto Fujimori en Perú. La CIDH condena esta situación de impunidad y recuerda que en el acuerdo de solución amistosa firmado el 10 de octubre de 2003, el Estado se había comprometido a individualizar y sancionar debidamente a los responsables.

 

En relación con Estados Unidos, la CIDH deplora la ejecución de Jeffrey Timothy Landrigan el 26 de octubre, después que la CIDH requiriera la inmediata suspensión de su ejecución y la revisión de su juicio, tras haber concluido que se habían violado su derecho a un debido proceso. La CIDH condena el incumplimiento reiterado de sus decisiones por parte de Estados Unidos, especialmente en casos relativos a pena de muerte.

 

En las audiencias y las reuniones de trabajo, la CIDH recibió información muy preocupante sobre algunos de los problemas estructurales en materia de derechos humanos que persisten en la región, relacionados con el respeto al derecho a la vida y la integridad personal, las garantías del debido proceso y la protección judicial y el ejercicio de los derechos económicos, sociales y culturales. La CIDH recibió con preocupación información sobre la situación de los derechos de los niños con discapacidad; sobre la persistencia de obstáculos estructurales que dificultan el goce efectivo del derecho de los pueblos indígenas a sus tierras, territorios y recursos naturales y sobre el impacto de industrias energéticas y extractivas instaladas en sus territorios; sobre la discriminación y el abuso que sufren los migrantes en un alto número de países de la región; sobre la discriminación que sufren las poblaciones afro-descendientes y la estrecha relación existente entre discriminación racial y uso excesivo de la fuerza policial; sobre la continuidad del femicidio y la violencia doméstica en la región y la impunidad en que con frecuencia quedan estos casos; y sobre las condiciones infrahumanas en que viven las personas privadas de libertad en la mayoría de los países del continente.

 

Asimismo, la CIDH recibió con profunda preocupación información sobre la situación de discriminación sistémica y violencia contra las personas lesbianas, gays, trans, bisexuales e intersexuales (LGTBI) en la región. Muy particularmente, preocupa a la CIDH la situación en aquéllos países del Caribe anglófono donde se criminaliza la conducta de las personas LGTBI, debido a que tienen legislación vigente que dispone sanciones penales que van desde diez años de prisión o trabajos forzados hasta prisión perpetua por conducta sexual consensual entre adultos del mismo sexo. La CIDH hace un llamado a que se deroguen estas leyes. Asimismo, se recibió información sobre graves actos de violencia y crímenes de odio perpetrados contra la comunidad LGTBI en países de América del Sur y América Central, así como sobre la especial crueldad de los medios empleados en la violencia contra integrantes de la comunidad trans. La Comisión Interamericana ha decidido profundizar su trabajo en la defensa de los derechos de las personas LGTBI, y preparará un informe continental sobre el tema.

 

Asimismo, se recibió información alarmante sobre la persistencia de los asesinatos, hostigamientos y amenazas contra defensores y defensoras de derechos humanos, organizaciones que promueven los derechos de las mujeres, y contra magistrados y otros operadores de justicia, así como sobre la continuidad de la práctica de autoridades estatales de utilizar expresiones que tienden a deslegitimar la labor de las organizaciones defensoras de derechos humanos, llegando incluso a estigmatizarlas como colaboradoras de grupos terroristas o cuya finalidad es la desestabilización del Estado. Preocupan profundamente a la Comisión Interamericana los efectos que dichas expresiones pueden generar sobre la seguridad de los defensores de derechos humanos.

 

Durante las sesiones, la Comisión Interamericana también recibió información inquietante sobre graves problemas en la implementación de las medidas cautelares en varios países de la región. En el 140º período de sesiones se celebraron dos audiencias sobre problemas registrados en la implementación de medidas cautelares en Colombia y en Honduras. La Comisión urge a los Estados a adoptar acciones urgentes para proteger en forma efectiva a los beneficiarios de las medidas otorgadas por la CIDH.

 

De igual manera, la Comisión deplora que algunas personas que han concurrido a las audiencias de la CIDH durante 2010 a brindar testimonios o información, hayan sido víctimas de acciones de descrédito en sus países, en ocasiones por parte de autoridades de Gobierno. La Comisión reitera que estas personas deben gozar de todas las garantías necesarias y urge a los Estados a abstenerse de cualquier acción que pueda ponerlas en riesgo, así como cualquier represalia en contra de ellas.

 

Este comunicado tiene un Anexo, disponible en la página Web de la CIDH.

 

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia. 

 

 

Enlaces Utiles

Anexo al Comunicado de Prensa 109/10

Audios y videos de las audiencias públicas del 140º Período de Sesiones

Calendario de audiencias del 140º Período de Sesiones (html)

Calendario de audiencias en versión para imprimir (pdf)

Página de audios y videos de audiencias públicas de la CIDH

Oficina de Prensa de la CIDH

 

 

-

 

 

Lea este comunicado de prensa en inglés / Read this press release in English

 

Contacto de prensa: María Isabel Rivero
Tel. +1 (202) 458-3867
Correo electrónico: cidh-prensa@oas.org

 

Para suscribirse a la lista de distribución automática de comunicados de prensa de la CIDH, por favor ingrese su dirección de correo electrónico en el formulario de suscripción (pulse aquí).