COMUNICADO DE PRENSA

 

Contacto de prensa: María Isabel Rivero

Tel. (202) 458-3796

E-mail: cidh-prensa@oas.org

Nº 18/07

 

 

LA RELATORÍA DE LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS AFRODESCENDIENTES Y CONTRA LA DISCRIMINACIÓN RACIAL LLAMA A RENOVAR EL COMPROMISO PARA SUPERAR EL TRÁGICO LEGADO DE LA ESCLAVITUD EN LAS AMÉRICAS

 

 

La Relatoría de los Derechos de las Personas Afrodescendientes y contra la Discriminación Racial de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial (21 de marzo) y en conmemoración del 200 aniversario de la adopción de la Ley de Tráfico de Esclavos por el Parlamento del Reino Unido (25 de marzo), llama a los Estados Miembros de la OEA a renovar su compromiso para superar el trágico legado de la esclavitud en las Américas y fortalecer sus esfuerzos para combatir la discriminación racial.

 

La Relatoría recuerda que la Declaración Final de la Tercer Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y formas conexas de Intolerancia, reconoció que "la esclavitud y la trata de esclavos, en particular la trata transatlántica, fueron tragedias atroces en la historia de la humanidad, no sólo por su aborrecible barbarie, sino también por su magnitud, su carácter organizado y, especialmente, su negación de la esencia de las víctimas, y reconocemos asimismo que la esclavitud y la trata de esclavos, especialmente la trata transatlántica de esclavos, constituyen, y siempre deberían haber constituido, un crimen de lesa humanidad y son una de las principales fuentes y manifestaciones de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia, y que los africanos y afrodescendientes, los asiáticos y las personas de origen asiático y los pueblos indígenas fueron víctimas de esos actos y continúan siéndolo de sus consecuencias".

 

En este aniversario, la Relatoría recuerda el compromiso efectuado por los Estados Miembros de la OEA, en Santiago de Chile, en la Conferencia de las Américas en preparación para la Tercer Conferencia Mundial, en el sentido de que “la justicia exige actualmente importantes esfuerzos nacionales e internacionales para reparar tales daños. Dicha reparación debería efectuarse en forma de políticas, programas y medidas a adoptar por parte de los Estados que se beneficiaron materialmente de tales prácticas y deben tender a corregir el daño económico, cultural y político infligido a las comunidades y pueblos afectados”.

 

En este día, la Comisión a través de su Relator, expresa su profundo compromiso con la lucha contra todas las formas modernas de esclavitud y particularmente para proteger a sus víctimas y a las víctimas de discriminación racial así como para erradicar las consecuencias de pasadas prácticas de esclavitud y tráfico de esclavos.

 

 

Washington, D.C., 26 de marzo de 2007